5 estrategias para impulsar la autoestima de tu hijo

21 febrero, 2024

5 estrategias para impulsar la autoestima de tu hijo: Consejos prácticos para fomentar su confianza

Introducción

Durante la vida adulta, en ocasiones muchos padres se preguntan si la autoestima de sus hijos suele ser adecuada o no. A veces, los padres no saben cómo reaccionar cuando sus hijos utilizan expresiones como “Nada me sale bien” o “Nadie me quiere”, causándoles preocupación el cómo pueda estar pensando o sintiéndose su hijo o hija respecto a sí mismo. Sin embargo, existen estrategias para poder fomentar el fortalecimiento y la construcción de una adecuada autoestima para los hijos.

¿Qué es la autoestima?

La autoestima es la valoración, percepción y opinión que una persona tiene de sí misma. En otras palabras, es la forma de pensar, sentir, amar y comportarnos con nosotros mismos. Durante la infancia, la autoestima es un factor fundamental en el desarrollo socioemocional en los niños, ya que es el motor que les va a permitir crecer de forma sana, conseguir sus objetivos, superar las dificultades y alcanzar un equilibrio y bienestar emocional, dando como resultado a futuro poder lograr percibirse a sí mismos como personas independientes con su propia personalidad y recursos para enfrentar la vida.

La autoestima no es algo con lo que se nace de manera innata, sino que se va construyendo a lo largo del desarrollo vital del ser humano, donde la percepción personal y los vínculos familiares y sociales cobran una gran importancia para su desarrollo en el niño o niña.

Componentes de la autoestima

La autoestima tiene principalmente 3 componentes: El componente cognitivo, el componente afectivo-sentimental y el componente conductual. El primer componente hace referencia a la representación y percepción mental a nivel de pensamiento que formamos acerca de nosotros mismos, el segundo componente se enfoca en los sentimientos y emociones relacionados con la valoración y aceptación que nos damos a nosotros mismos, mientras que el tercer componente se vincula principalmente a la intención y la decisión de realizar acciones para lograr nuestros objetivos y tener confianza en nosotros mismos.

La autoestima en los niños/as

Cuando un niño tiene una buena autoestima, se percibe como alguien valioso y competente. Logra comprender que aprender es importante, con lo cual no se siente disminuido cuando necesita ayuda. Actúa de manera responsable, se comunica bien y es capaz de relacionarse adecuadamente con otros. Un niño con baja autoestima no confía en sí mismo y por lo tanto tampoco en los demás. Suele ser tímido, hipercrítico, poco creativo y en ocasiones puede desarrollar conductas agresivas, de riesgo y desafiantes. Esto provoca rechazo en los demás, lo que a su vez repercute en su autovaloración.

Estrategias para impulsar la autoestima en los hijos/as

1. Comunicación Positiva

Es fundamental establecer una comunicación positiva y alentadora con nuestros hijos, tratándolos con amor y respeto, evitando las críticas destructivas y fomentando el elogio constructivo. Según Carol Dweck (2007), “el elogio enfocado en el esfuerzo y la estrategia, en lugar de la inteligencia innata, es crucial para fortalecer la autoestima en los niños. Al elogiar los esfuerzos y la perseverancia de un niño frente a los desafíos, se fomenta una mentalidad de crecimiento, donde el proceso y la superación personal se valoran más que la mera habilidad inherente. Esta forma de comunicación positiva ayuda a los niños a desarrollar una mayor confianza en sus capacidades, fomentando así una autoestima saludable».

Ejemplos:

  • Elogio específico y constructivo: En lugar de decir «Eres inteligente», puedes decir «Me encanta cómo te esforzaste para resolver ese problema».
  • Escucha activa: Presta atención a sus preocupaciones y opiniones, mostrando interés genuino por lo que tienen que decir.

2. Reconocimiento y Aceptación

Es de vital importancia de reconocer y aceptar las fortalezas individuales de cada niño, promoviendo la confianza en sus habilidades únicas. De esta forma, es crucial que los padres fomenten los intereses y habilidades de sus hijos, apoyándolos a participar de las actividades que a ellos les interesen y se diviertan, para ayudar en mejorar su autoestima.

Nathaniel Branden (1994), en su obra “Los seis pilares de la autoestima”, enfatiza la importancia del reconocimiento y la aceptación para fortalecer la autoestima en los niños. “Al reconocer y aceptar las fortalezas individuales de cada niño, se les brinda la oportunidad de desarrollar una imagen positiva de sí mismos. Branden destaca que cuando los adultos en la vida de un niño expresan aprecio por sus esfuerzos y cualidades únicas, se construye una base sólida para una autoestima saludable. Este reconocimiento les permite a los niños sentirse valorados y aceptados tal como son, lo que contribuye significativamente a su confianza en sí mismos y a una autoimagen positiva».

Ejemplos:

  • Celebra sus logros individuales: Reconoce sus esfuerzos y logros, sin compararlos con otros niños.
  • Respeta sus intereses: Valora sus pasatiempos y habilidades únicas, mostrando aprecio por lo que les gusta hacer.

3. Establecer metas realistas

Implica definir objetivos alcanzables que puedan ser cumplidos por los niños, lo que les permite experimentar el éxito y fortalecer su autoestima. En este mismo sentido, hay que saber y reconocer que como ser humano nadie es perfecto, y los padres no deberían esperar que sus hijos lo sean. Los niños necesitan saber que sus padres los aceptarán tal y como son, con fallos y todo. Tal aceptación ayuda a los niños a sentirse seguros de sí mismos, lo que resulta en el desarrollo de una imagen positiva.

Louise Hart (1987), autora de “La familia ganadora”, menciona que “cuando los padres y cuidadores trabajan con los niños para establecer metas realistas, se fomenta la confianza en sí mismos y se promueve una actitud positiva hacia el logro. Esta práctica les enseña a los niños a celebrar sus éxitos y aprender de sus desafíos, cultivando así una autoestima sólida y saludable desde una edad temprana».

Ejemplos:

  • Ayuda en la definición de metas: Trabaja con ellos para establecer objetivos alcanzables, dividiéndolos en pasos más pequeños y manejables.
  • Celebración de logros: Celebra cada logro, grande o pequeño, para reforzar su sensación de éxito.

4. Fomentar la autonomía

Se hace referencia a incentivar como padres la toma de decisiones y permitir que los niños resuelvan problemas por sí mismos, fortaleciendo así su confianza en sus capacidades. La habilidad de tomar decisiones en los niños es muy importante, ya que según menciona Jane Nelsen (2006), autora de su libro “Disciplina positiva” afirma que “al involucrar a los niños en la toma de decisiones y al permitirles asumir responsabilidades apropiadas para su edad, se promueve su autoconfianza y autoestima. Esto les brinda una sensación de control sobre sus vidas y un sentimiento de logro al enfrentar y superar desafíos».

Ejemplos:

  • Dar opciones: Ofrece opciones apropiadas para su edad, permitiéndoles tomar decisiones y ser responsables de ellas.
  • Involucrarlos en la resolución de problemas: Anima su participación en la solución de problemas familiares o escolares, dándoles la oportunidad de aportar ideas y soluciones.

5. Crear un Entorno Positivo

Se debe destacar la importancia de un entorno familiar y escolar que fomente la positividad, seguridad, apoyo emocional y la aceptación incondicional del niño o niña, teniendo en cuenta sus propias habilidades y necesidades, para que logre desarrollar una adecuada autoestima. Alfie Kohn (2006), autor del libro “Parentalidad Incondicional” menciona que:

“Un ambiente que fomente el amor incondicional, el apoyo emocional y la aceptación sin juicio es esencial para que los niños se sientan seguros y valorados. Al eliminar la presión por el rendimiento y en lugar de eso, centrarse en el amor y el respeto incondicional, se promueve la autoaceptación y la confianza en sí mismos en los niños. Esto les permite crecer en un entorno que nutre su bienestar emocional y refuerza positivamente su sentido de valía».

Ejemplos:

  • Promover la expresión de emociones: Crea un ambiente donde se acepten y validen sus emociones, sin juzgar.
  • Demostrar amor incondicional: Asegúrate de que sepan que los amas independientemente de sus éxitos o fracasos, transmitiendo un mensaje de apoyo constante.

Referencias bibliográficas

  1. Branden, N. (1994). The Six Pillars of Self-Esteem. Bantam.
  2. Dweck, C. S. (2006). Mindset: The New Psychology of Success. Random House.
  3. Hart, L. (1987). The Winning Family: Increasing Self-Esteem in Your Children and Yourself. Independent Publisher.
  4. Kohn, A. (2006). Unconditional Parenting: Moving from Rewards and Punishments to Love and Reason. Atria Books.
  5. Nelsen, J. (2006). Positive Discipline: The Classic Guide to Helping Children Develop Self-Discipline, Responsibility, Cooperation, and Problem-Solving Skills. Ballantine Books.
Vuelta a clases con mis hijos
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Escanea el código
Cognitivo
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?