Medidas para mitigar y controlar los efectos de una infección respiratoria

13 agosto, 2018

Las infecciones respiratorias agudas (IRA) son una de las causas más comunes de mortalidad en los niños de los países en vías de desarrollo. Son responsables de 4 de 15 millones de muertes apróx. que ocurren en los niños menores de 5 años de edad cada año; dos tercios de esas muertes son lactantes (en particular lactantes de poca edad). Los estudios de punción pulmonar, en los países en vías de desarrollo, indican que la mayoría de los casos de neumonía grave en los niños se deben a bacterias. Esto contrasta con la situación en los países desarrollados, donde la gran mayoría de las muertes se deben a virus.

La llegada del invierno implica también la llegada de patógenos que suelen ser epidémicos. Las enfermedades respiratorias son las más comunes y entre ellas, la más frecuente es el resfrío común. Esto no sucede porque sea directamente el frío que enferme a las personas, sino porque los mecanismos de defensa de la nariz y boca están más vulnerables, por lo que, es mucho más fácil que un virus tenga la oportunidad de colonizar nuestro cuerpo. Además, en invierno solemos estar en espacios cerrados y poco ventilados, lo que genera una mayor circulación de patógenos, en especial, virus. El patógeno que resfría a un niño o niña grande o a un adulto, puede ser mucho más grave en un niño/a pequeño/a, que no tiene la misma inmunidad que los adultos, por lo que, un simple resfrío puede pasar a bronquitis, neumonía o laringitis cuando el adulto o el hermano/a mayor presenta un simple resfriado.

Existen varias medidas para poder mitigar y controlar los efectos de una infección respiratoria. Lo primero es el tiempo para prevenir y lo segundo es el cuidado mientras nuestros niños(as) ya se encuentran con la infección respiratoria como tal. En la prevención como primer punto es la lactancia materna, protege de las infecciones respiratorias y ayuda al correcto desarrollo del sistema inmunológico, lo que otorga protección a largo plazo. Según investigaciones, reduce el riesgo de otitis media, una complicación muy frecuente de los resfríos; reduce significativamente el riesgo de hospitalización cuando el niño o niña tiene una neumonía y hace que los resfríos sean mucho más leves y cortos. A diferencia de lo que muchas personas creen, más que el frío o la contaminación, es la transmisión de virus el factor más importante para que un niño o niña se enferme. Por eso, la primera medida es protegerse del contacto con personas infectadas. Pero lamentablemente los síntomas tardan en aparecer. Por ello la mejor medida es tratar de evitar aglomeraciones, evitar llevar a los niños(as) a espacios cerrados como por ejemplo malls, cine, etc… Otro punto de prevención es el lavado de manos tanto en niños como en adultos y la forma de evitar el contacto al momento de toser o estornudar. Otro punto es el contacto directo con mascotas, lo cual puede provocar complicación en la expresión de la infección respiratoria. Por último, otro punto de prevención es cuando tenemos que llevar a nuestros hijos(as) a guarderías, salas cuna, o jardines infantiles. Muchas veces es inevitable el hecho de no enviar a los niños a estos sitios, pero lo ideal es que los padres sepan indicar al personal evitar el contacto directo e indirecto con los niños tanto en juguetes especialmente los peluches.

¿Qué hacemos si ya se enfermó?, lo primero que tendemos a realizar es automedicar a los niños con antibióticos, si esta con tos, si esta con dificultad respiratoria, si tuvo un momento con fiebre, lo primero es el uso de este medicamento, lo cual está muy erróneamente ocupado, (no todas las infecciones son dadas por bacterias) muchas de las veces lo hacemos para ahorrarnos el dinero con el especialista, o simplemente porque no están las condiciones para poder salir al especialista. El uso incorrecto de inhaladores muchas veces hacemos erróneamente el uso del inhalador (sin aerocamara, los dos pufs seguidos, tiempo de aplicación, etc…), el sobreabrigo también es otro punto en el cual erróneamente los padres utilizamos, ya que al llevar a los niños(as) a control médico o vestir al niño para que este en el hogar lo vestimos pensando que entre más prendas tenga mejor lo vamos a proteger es otra forma que vemos erróneamente, otro punto es el dormir con nuestros bebes en la misma cama provocando también de la misma forma que tarde más la recuperación de nuestros niños(as), también él no tomar medidas como la posición de descanso en ellos y los recostamos de forma horizontal sin tener el conocimiento que en una posición semisentada provoca que el sistema respiratorios en ellos actúa de mejor forma, potenciándolo y generando que la enfermedad incluso tarde menos.

Si quieres saber más de estas acciones, y otras medidas tanto de prevención y taller práctico que tenemos, te dejamos invitado a nuestro próximo seminario preparado para ustedes.

¿Cómo ayudo a mi hijo a desarrollar habilidades y aprendizajes escolares?Habilidades parentales
Newsletter



Consultoría

Consulta Gratis

Puedes agendar reuniones de orientación profesional con nuestros especialistas. Podrás recibir orientación sobre el tema y conocer nuestra metodología de trabajo.

+56 9 8336 7622
Tu idea
Si hay un tema importante para ti que no hemos tocado, por favor escríbenos y trabajaremos en él.
 
Más comentados