¿Por qué mi hijo/a se golpea la cabeza?

28 noviembre, 2022

¿Por qué mi hijo/a se golpea la cabeza?

Es muy común que niños y niñas con la condición TEA se golpeen diferentes partes del cuerpo cuando se sienten agobiados o frustrados. Es importante destacar, que este no es un signo propio del diagnóstico, por lo que, si tu hijo o hija lo hace, no significa por sí solo, que tenga la condición. Es decir, esta conducta puede presentarse por sí sola en niños y niñas neurotípicos en etapas del desarrollo que revisaremos más adelante. Por el momento, nos centraremos en niños y niñas que presenten la conducta y que tengan la condición TEA como diagnóstico.

 

  • Auto regulación sensorial: Como ya hemos revisado en varios artículos anteriores, las personas con la condición del Espectro Autista, poseen un procesamiento sensorial diferente, es decir, interpretan de manera distorsionada los estímulos del ambiente y del propio cuerpo. Cuando esto sucede, los niños y niñas pueden sentirse agobiados y al no entender lo que está sucediendo, pueden generar conductas de autorregulación como agitar las manos, saltar, correr (estereotipias) o incluso llegar a agredir a otros (hetero agresiones) o a sí mismos (autoagresiones). Esto, se realiza de manera inconsciente y es un mecanismo de acción que genera el sistema nervioso, pretendiendo activar el sistema propioceptivo (que es el que regula a los demás sistemas) a través del movimiento y el aumento de la percepción del propio cuerpo.

 

  • Baja tolerancia a la frustración: La tolerancia a la frustración es uno de los objetivos más trabajados por diferentes especialistas, siendo un objetivo transversal a trabajar en niños y niñas. La perseverancia, paciencia y resiliencia son habilidades que se entrenan, es decir, no se desarrollan por sí solas, sobre todo cuando existen dificultades en ciertas habilidades (motoras, cognitivas y socioemocionales) que interfieren en el cumplimiento de deseos y necesidades. Por lo tanto, en nuestros niños y niñas con TEA, que presenten dificultades en las habilidades ya mencionadas, muchas tareas les serán difíciles de ejecutar de manera exitosa y esto, traerá consigo la frustración. Al no saber manejarla, se podrían desencadenar “explosiones emocionales” acompañadas de rabia, tristeza y enojo que se canalicen en auto/hetero agresiones, con el fin de liberar estas emociones.

 

  • Bajo nivel de comunicación: Muchos de nuestros niños y niñas tienen la intención de comunicar algo, pero no encuentran las palabras para poder expresarlo y esto, también genera frustración, lo que, basándonos en el punto anterior, podría desencadenar la conducta a la que hacemos referencia en este artículo.

 

En niños neurotípicos, existen etapas del desarrollo críticas. La conocida como “los terribles dos años” es una en la que se podría presentar esta conducta y de igual forma podría extenderse hasta los tres años. Esta etapa del desarrollo, no solo se presenta el niños y niñas neurotípicos, también podemos visualizarla en personas del espectro autista, pero podría presentarse en edades tardías.

En esta etapa, el niño o niña comienzan con mayor autonomía y quieren hacer prevaler sus deseos y necesidades por sobre los demás, por lo que la frustración se presenta de manera constante y persistente. Este es el momento clave para entrenar la tolerancia a la frustración. Te dejamos mayor información sobre el tema en este link https://www.guiainfantil.com/articulos/bebes/los-terribles-dos-anos-del-nino/

 

¿Cómo manejar la conducta?

En primera instancia, debemos identificar cuál es el origen de la conducta, es decir, el motivo por el cual se está presentando. Debes preguntarte como padre/madre/cuidador: ¿Hay algún estímulo que lo está molestando? ¿Le está costando hacer alguna actividad? ¿Quiere comunicarme algo y no puede? ¿Es parte de su desarrollo?

Si lograste identificar el origen te recomendamos:

 

  • Si el origen es la frustración, debes acompañar en este proceso emocional con los siguientes pasos:
    • A) Valida la emoción: Al hablar de la emoción que estamos observando, estaremos ayudando al niño o niña a comprender lo que está sintiendo y así, expresarlo de una manera más funcional y por consecuencia, disminuir las agresiones.
    • B) Describir la situación: Junto con validar la emoción, explicaremos el por qué la está sintiendo: “estás enojado/a porque te cuesta trabajo encajar ese rompecabezas”. De esta manera, ayudaremos a entender el origen de la emoción.
    • C) Ofrecer ayuda o compañía: Preguntar si necesita ayuda y si es así, es importante ir desde la ayuda mínima hasta la máxima, con el fin de estimular la independencia y autonomía. Podemos explicar de qué manera se hace en primera instancia y luego esperar que lo replique. Si no acepta la ayuda, entonces podemos acompañarlo/a para que se sienta apoyado/a y seguro/a hasta que lo logre.

 

  • Si el origen es la falta de estrategias de comunicación, es importante que converses con tu especialista indicado, el/la fonoaudiólogo/a con el fin de buscar opciones de comunicación aumentativa o alternativa, como tableros de comunicación o el uso de pictogramas para potenciar la expresión de necesidades y deseos.

 

Si necesitas una asesoría más personalizada o presentas dudas acerca de éste y otros temas, te dejo invitado/a a comunicarte con nosotros. Con gusto te ayudaremos.

7 consejos para explicar a mi hijo-a sobre su diagnóstico de TEATEA en adultos
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Escanea el código
Cognitivo
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?