Fenómeno causa-efecto al bebé

21 febrero, 2015

A continuación se presentan diversos ejercicios que son de utilidad para que el niño entienda la causalidad de las cosas, capte cómo ocurren y a qué se deben las situaciones que lo rodean.

Estimulación para niños entre 1 – 4 meses

  • Permítale tocar juguetes que suenen (por ejemplo, un muñeco de goma que al presionarlo suavemente emite un sonido). Si el niño no lo hace espontáneamente, coloque sus manos encima de las de él y presiónelas hasta producir el sonido. Si el niño se interesa, hágalo varias veces hasta que intente hacerlo por sí mismo.
  • Cuando el niño esté tomando leche, retírelo suavemente del pezón o mamadera y después de una pausa de descanso, vuélvalo a colocar. El niño irá asociando la obtención de la leche mediante su propio succionar en el pezón o mamadera.
  • En frascos plásticos transparentes coloque pepas, botones, piedritas, etc. y frente al niño mueva el frasco; así podrá conocer la causa del sonido.
  • Colóquese frente al niño, muéstrele una mano y en cuanto él la mire, desplácese lentamente hacia un lado. Entonces haga sonar los dedos (mediante chasquidos), después desplace hasta el centro la mano y una vez allí colóquela junto a su otra mano y comiéncela a desplazar hacia el otro lado. Repita allí la acción con los dedos. Cuando el niño haya visto la causa del sonido y reaccione, haga sonar la mano que dejó en el centro para que el niño solito vuelva la cabeza y encuentre su mano; cuando lo haga, lleve de nuevo la mano hacia el lado como lo hizo al inicio. Ahora usted está con sus 2 manos, una a cada lado de la cabeza del bebé (sin salirse del campo visual de él). Chasquee los dedos alternando las manos y dándole tiempo al niño de encontrar la que suena. Béselo al finalizar el juego.
  • Muévase a diferentes distancias, hablándole al niño para que él la siga con la mirada.
  • Tome ambas manos del niño y llévelas una hacia la otra, palmeándolas.

Estimulación para niños entre 4 – 8 meses

  • Coloque al niño boca arriba, y al alcance de sus piernas móviles, de tal modo que al mover aquellas toque los móviles. Prémielo aplaudiendo y permita que repita la acción.
  • Acerque al niño un radio transistor y enséñele como dar vuelta al botón que lo prenda y cómo se apaga. El niño repetirá su acción para provocar el sonido.
  • Cuando el niño emita un gorjeo o balbuceo, imítelo, estableciendo una conversación con él.
  • Coloque música suave y espere a que el niño preste atención; entonces baje el volumen de la música y tararee usted permitiendo que el lactante le observe, después, anímelo a él para que “cante”. Repita la secuencia varias veces.
  • Cuando mude al niño después de bañarlo, háblele sobre lo bien que se siente estando seco; cuando lo alimente, háblele después lo satisfecho que se siente al calmar el hambre; cuando lo vista hágale notar verbalmente la diferencia que hay entre ponerse ropa y no haberlo hecho, no importa que el niño no comprenda plenamente el sentido de sus palabras; es conveniente que usted use inflexiones en la voz.

Estimulación para niños entre 8 – 12 meses

  • Permítale tocar juguetes que suenen (por ejemplo, un muñeco de goma que al presionarlo suavemente emite un sonido). Si el niño no lo hace espontáneamente, coloque sus manos encima de las de él y presiónelas hasta producir el sonido. Si el niño se interesa, hágalo varias veces hasta que intente hacerlo por sí mismo.
  • Cuando el niño esté tomando leche, retírelo suavemente del pezón o mamadera y después de una pausa de descanso, vuélvalo a colocar. El niño irá asociando la obtención de la leche mediante su propio succionar en el pezón o mamadera.
  • En frascos plásticos transparentes coloque pepas, botones, piedritas, etc. y frente al niño mueva el frasco; así podrá conocer la causa del sonido.
  • Colóquese frente al niño, muéstrele una mano y en cuanto él la mire, desplácese lentamente hacia un lado. Entonces haga sonar los dedos (mediante chasquidos), después desplace hasta el centro la mano y una vez allí colóquela junto a su otra mano y comiéncela a desplazar hacia el otro lado. Repita allí la acción con los dedos. Cuando el niño haya visto la causa del sonido y reaccione, haga sonar la mano que dejó en el centro para que el niño solito vuelva la cabeza y encuentre su mano; cuando lo haga, lleve de nuevo la mano hacia el lado como lo hizo al inicio. Ahora usted está con sus 2 manos, una a cada lado de la cabeza del bebé (sin salirse del campo visual de él). Chasquee los dedos alternando las manos y dándole tiempo al niño de encontrar la que suena. Béselo al finalizar el juego.
  • Muévase a diferentes distancias, hablándole al niño para que él la siga con la mirada.
  • Tome ambas manos del niño y llévelas una hacia la otra, palmeándolas.
¿Cuánto tiempo se debe usar el chupete?¿En qué puede ayudar un terapeuta ocupacional a mi hijo?