Habilidades parentales

25 octubre, 2018

Al hablar del bienestar de niños, niñas y adolescentes uno de los principales focos de atención es la forma en la que sus padres se comenzarán a relacionar con ellos (as) desde sus primeros años de vida hasta su adolescencia, esto será de suma importancia para un mejor y adecuado desarrollo tanto físico, social y emocional, siendo la base para la . Es importante saber que ningún padre, madre o cuidador es perfecto, cada uno (a) hará lo mejor que considere desde el amor y el cuidado y usará las herramientas y recursos con los que cuente para lograr un buen vínculo con sus hijos e hijas, sin embargo, siempre es relevante poder conocer cuáles son estas habilidades o competencias con las que contamos para ayudar a nuestros hijos (as) en cada etapa de su crecimiento y frente a las dificultades que se presentan en la vida cotidiana, ya que afectarán positiva o negativamente el desarrollo de niños y niñas.

Las habilidades parentales o competencias parentales son conocidas como los conocimientos y capacidadescon las que cuentan padres, madres y cuidadores para poder guiar su comportamiento parental de manera práctica, en las distintas situaciones que se dan en la vida familiar, la crianza y en los diversos ámbitos del desarrollo del niño o niña. Permitiendo potenciar su bienestar y garantizar sus derechos, esto será conocido como Parentalidad Positiva, la que se ve reflejada en: el vínculo, desarrollo socio-emocional, cómo se organiza la vida cotidiana, formas de comunicación, satisfacción de necesidades básicas, búsqueda de apoyo, entre otras.

Los principales beneficios de conocer y fortalecer las competencias parentales hacia las relaciones basadas en el buen trato con niños, niñas y adolescentes se verán reflejados en las diversas dimensiones de su desarrollo, así podrá por ejemplo: mejorar su autoestima, habilidades sociales, capacidad de resolver problemas, habilidades cognitivas, mejor rendimiento académico, regular sus emociones y enfrentar de mejor manera situaciones que le generen estrés o ansiedad, entre otros.

Por otro lado, es esencial identificar y conocer las habilidades parentales de cada padre, madre o cuidador especialmente frente a situaciones complejas de la vida cotidiana, como por ejemplo identificar cuando es o no una “pataleta” o “rabieta” y saber cómo manejarlas, ya que estas se presentan de forma normal en el desarrollo de niños y niñas entre los 2 y 4 años de edad. Es importante conocer que estas conductas son reacciones emocionales intensas que dan cuenta la mayoría de las veces de frustración y estas van desapareciendo luego de los 4-5 años, siendo parte de la vida cotidiana de muchas familias, es así que ante esto lo principal es reconocer que estrategias estamos utilizando y desarrollarlas en base al respeto y la contención de las emociones de nuestros hijos e hijas que aún no tienen las herramientas necesarias para expresarlas.

Si quieres conocer más estrategias de manejo de conductas o situaciones difíciles en la vida cotidiana de nuestros hijos e hijas y compartir tu experiencia con otros padres y madres, no te quedes fuera del taller de Habilidades Parentales a desarrollar en nuestro centro.

Medidas para mitigar y controlar los efectos de una infección respiratoria¿Cómo manejo las conductas inapropiadas de mi hijo?
Newsletter



Consultoría

Consulta Gratis

Puedes agendar reuniones de orientación profesional con nuestros especialistas. Podrás recibir orientación sobre el tema y conocer nuestra metodología de trabajo.

+56 9 8336 7622
Tu idea
Si hay un tema importante para ti que no hemos tocado, por favor escríbenos y trabajaremos en él.
 
Más comentados