Autismo como problema de salud pública

7 agosto, 2019

El autismo es un trastorno del neurodesarrollo extremadamente complejo, que afecta aproximadamente a 1 de cada 68 personas y resulta ser más frecuente que enfermedades como la diabetes juvenil, cáncer y fribosis quística. Si a esto se le suma lo costoso del tratamiento, se genera del autismo un problema de salud pública.

Es uno de los trastornos con mayor componente hereditario, pero aún no es posible definir algún marcador molecular que defina por si solo el diagnóstico del autismo. Si bien, existe confianza en el desarrollo de la medicina en el futuro, el autismo aún se diagnóstica a través de la conducta poniendo atención a la interación social, comunicación con sus pares y también por conductas restrictivas y repetitivas.

Dentro de los síntomas más comunes que ayudan a una detección temprana están:

  • Escasa interacción y atención a las demás personas
  • Escaso contacto visual
  • No responder al llamado por su nombre
  • Incapacidad de participar en juegos de imitación

Si bien, en el autismo la intensidad del trastorno difiere, en la mayoría de los casos las personas conviven con dificultades sociales y comunicativas que requieren de atención especializada de un tipo u otro. En la actualidad el abordaje multidisciplinario es la estrategia adoptada la mayoría de neurólogos y/o psiquiatras donde trabajan en conjunto con fonoaudiólogos, terapeutas ocupacionales, psicólogos, psicopedagogos, etc.

Para niños con necesidades permanentes de terapias hacen que el costo para la familia sea bastante elevado considerando que no todas las especialidades estén cubieras por el fondo nacional de salud pública (FONASA). En particular, terapia ocupacional se trabaja de forma particular, por lo que, encarece bastante las terapias a los padres de niños con autismo. Sin embargo, con la ayuda de algunas campañas sociales se ha logrado que la cámara baja aprobara el proyecto de ingresar a Fonasa la atención de terapia ocupacional.

Por otro lado, las terapias entregadas por la salud pública se realizan con una frecuencia bastante baja. Muchos papás nos han comentado que han llegado a demorar 3 meses entre una sesión y otra de fonoaudiología a través del consultorio.

Estas dificultades en la atención especializada para la población hacen que la detección y tratamiento precoz del niño con autismo se vean retradas, siendo ambas dos pilares fundamentales para mejorar la condición de los afectados a través del tiempo. Es por esto que el gobierno chileno el año 2011 creó una guía práctica clínica de detección y diagnóstico oportuno de los trastornos del espectro autista, el cual busca ayudar a padres y profesionales con la detección del trastorno del espectro autista.

El desconocimiento de padres y de algunos profesionales en conjunto con la carencia existente de profesionales especialistas en el tema para familias de escasos recursos ha provocado, entre otras cosas, que el diagnóstico preciso del autismo se posponga a una edad aproximada de 5 años, perdiendo tiempo crucial donde el niño con autismo posee enorme neuroplasticidad y dejando una huella importante en el curso del trastorno.

Flores de Bach como terapia complementariaJuego una gran herramienta para el hogar
Newsletter



Consultoría

Consulta Gratis

Puedes agendar reuniones de orientación profesional con nuestros especialistas. Podrás recibir orientación sobre el tema y conocer nuestra metodología de trabajo.

+56 9 8336 7622
Tu idea
Si hay un tema importante para ti que no hemos tocado, por favor escríbenos y trabajaremos en él.
 
Más comentados